30 dic. 2010

PARA SIEMPRE...




PARA SIEMPRE…


Ámame en el silencio…
y ódiame en la distancia,
poséeme en el recuerdo
bajo una luna templada…

Deja que te acaricien
de mis versos sus palabras
que solo saben tu nombre…
y en cada letra te aman.

En el sorbo de un café…
con la mirada gallarda
que inconsciente se sonríe
recordando cada alba.

Ámame cuando sepas
que siempre serás mi hada,
cómplice de mil besos
en una ciudad callada.

Ódiame… menos es nada,
como yo hago al destino
que te trajo y te me aparta
para siempre… ser amada.


©El Creador de Sueños.


ESPERARÉ...


ESPERARÉ…


Esperaré…,
que la sombra cubra el suelo, esperaré…
tras el rojo de una tarde, esperaré…
aunque grite la nostalgia, esperaré…
a que llegue mi silencio…, esperaré.

Si, esperaré…
cuando todo alrededor sea mudez
y en el claro de tus ojos pueda ver,
ese brillo que revela a mis deseos,
de que el alma solo viste desnudez.

Y esperaré…
ver tu imagen por mi sueño recorrer,
inundando de lujuria el mismo cielo,
donde brillan las estrellas con recelo
al saciarme el sentimiento del querer.

Te esperaré…
ansioso entre los versos de poemas,
que sale de mis manos por doquier,
al pensar en tu presencia sin saber,
si es amor lo que quema por mis venas.

De los sueños ni si quiera puedo ser,
más que un triste y solitario polizonte,
si no siento el calor sobre mi piel,
de tus labios en mi cuerpo cada noche…


©El Creador de Sueños




BUSCAN...




BUSCAN…


Buscan esas rosas rocío temprano
y se ruborizan llegando el milagro…
copiar tu belleza, el tacto en tus manos,
regalar su aroma al sentir tus labios.

Buscaba un poeta soñar en tus manos,
palabras serenas que hablen de amor,
hacer de las noches manojos de rosas,
negando al rocío lágrimas de sol…

Busca la nostalgia entre calendarios,
marcar esos días de pura pasión,
raídas sus hojas, gastados los años,
junto al candelabro yacen sin razón…

Busca el alma cura a los desengaños,
y la oscura noche trata de cubrir,
poetas sin rostro… palabras sin amo,
clandestinos besos… de llanto y jazmín.



©El Creador de Sueños



RECUERDOS VARADOS



RECUERDOS VARADOS...


Haciendo gala y derroche
de tu belleza sin par,
yo vuelo en la oscuridad
de la más íntima noche.

Y busco en ese silencio,
uno a uno los recuerdos
que se abrazan a tu ausencia,
varados entre los versos.

En el silencio que ofrece,
palabra muda y sentida,
como una estela encendida
tu nombre siempre aparece…

Como la droga que mata…
pero es mayor el deseo,
de sentir mi sangre fuego
con tu mirada de gata.

Y busco…
claro que siempre busco,
cualquiera sea el momento,
para decir lo que siento…
aunque tu nombre me basta.



©El Creador de Sueños





ROMANZA




ROMANZA...



 Suena un bordón de guitarra
que de mañanas me habla,
llenas de flores frescas
de praderas en tu cama…

Marchitas están las flores
que junto a mí en la ventana,
solo ven un horizonte,
lejano, quimérico… sin albas,

sin albas con su rocío
y la esperanza sin habla,
estéril como un poema
que no acaricie tú alma…

que no mencione tu pelo,
tus manos de porcelana
y que no vea la luz
que sale por tu mirada…

Taciturno sale un sol
que a duras penas levanta
y que a su paso me ignora,
dejando en mi puerta escarcha.

Y presume la nostalgia
en medio de fría calma,
danzando para mis ojos,
vacios de toda lágrima…

Acordes de una guitarra
me hablan de una romanza,
y tú sonrisa en mis labios
mientras espero a mañana.

Pues ya no cuento las horas,
ni los días, ni semanas,
y dejo pasar el tiempo…
mientras la noche me cala.


©El Creador de Sueños



NOCHES DE PAPEL...



NOCHES DE PAPEL…


De mil mascaras… solo una,
tras reflejos de cristal,
sonríe tras su mirar,
ofreciendo así su dicha,
amor, ternura, su paz…,
las mil verdades proscritas.

Tratando de rebuscar,
esa sonrisa exquisita,
que de noche el sueño quita,
a mis ojos de mortal…,
y solo hallo un cristal,
detrás… la noche bendita.

Quise la noche besar,
pasar el cristal con prisa,
por compartir su sonrisa,
pues ella ha de esperar,
a alguien que fraguará…
amor, luna, mar y brisa.

Y con suave melodía,
dos corazones latir,
abrazando ese sentir,
entre trémulas caricias,
entre noches de papel
y de locuras escritas…


©El Creador de Sueños


POR MÁS QUE QUIERA...




POR MÁS QUE QUIERA...


Por más que quiera soñar,
la noche sobre la arena
con enorme luna llena,
besando olas del mar…

no me puedo conformar,
ni el gozo a alcanzarme llega,
si no tengo esa sirena
que todo me hace olvidar…

Por más que quiera soñar,
si no abrazo su cintura,
no existe amor, ni locura,
junto a mí al caminar,


ni nada con que igualar
de felicidad el momento
que a su lado yo encuentro...
y solo ella me da.


  ©El Creador de Sueños




AL PASAR EL TIEMPO



AL  PASAR EL TIEMPO…


Puede temblar  la rosa,
con una brisa temprana
y llorar con el rocío
mientras se seca su savia…

Puede que el tiempo pase,
cuando no exista un mañana,
y que el aire no sople,
en mi vacía ventana.

Puede… quizá, si puede,
mi boca callar palabras
que se claven como espinas
donde el amor más amarga…

Puede que viva en mis sueños,
lo que no tengo en mi cama,
y la ausencia de tus besos
sean mi justa guadaña…

Pero si será la luna,
siempre testigo del alba,
y del amor que en los versos,
puso en silencio mi alma…


©El Creador de Sueños



TRISTEZA





TRISTEZA…


No me queda más razón,
si no te puedo sentir,
que el frio en mi corazón
encubriendo su latir.

Son noches que la tristeza
se acomoda en tu rincón,
y tortura con destreza
la belleza y la pasión.

En el número infinito,
olvido se llama la calle,
aguarda siempre una cita,
si la tristeza me invade.

Desde allí no veo el mar
ni cielo, estrellas, ni luna,
solo alcanzo a imaginar
tu mirada entre la bruma.

El tiempo la ha de apartar,
pues él se alía conmigo,
y juega con el destino,
para poderte a encontrar.

Y si tarda… qué más da,
pues la tristeza es camino
que tengo que atravesar,
si el corazón me han herido…


©El Creador de Sueños


MANOS ATADAS



MANOS ATADAS...


Podré contener mi aliento,
al escribir la palabra,
lanzarla en versos al viento
que te los deje en el alba…

donde viven las promesas,
donde los sueños no callan,
donde se guardan los besos
que otros labios no hallan…

Y podré con fuerza amarte,
mientras el mar tenga agua
y quede para alumbrarte
una estrella en madrugada…

Podré contener mi aliento,
viendo pasar las mañanas,
sin que me envuelva tu aroma,
ni despertar tu mirada…

Pues es mi mayor tormento,
ver que la vida se apaga,
queriendo abrazar el cielo…
y tengo las manos atadas.


©El Creador de Sueños



RESISTIRÉ...



RESISTIRÉ

Háblame desde el alma…  sin voz,
como plegaria perdida,
que a dientes apretados,
sigue apostando a la vida…

Siga siendo tu mirada,
norte a la mirada mía,
en un horizonte sin cielo,
de luna, noche vacía…

Vayan cayendo los días,
como un otoño callado,
que desnuda hoja a hoja,
lo más bello del pasado…

Aun así, noche tras noche,
entre sueños alocados,
susurro suave tu nombre,
busco al vacio tus manos…

Y al frio del crudo invierno
que tu ausencia me ha dejado,
resistiré con tu esencia…
hasta un nuevo verano.


©El Creador de Sueños