29 jun. 2013

DEFENDER...


 
 
 
DEFENDER…
 
 
No existe prisión mayor
que sumisión aprendida,
ni ceguera más dañina
que de quien no quiere ver…
 
Y veo al tiempo correr
delante de sus miradas,
lleno de horas preñadas
de muerte que tiene sed…
 
Eficaz publicidad
que abarrota sus sentidos,
sellando así sus oídos
contra ninguna verdad…
 
Quien osa pues convencer
o defender de un destino
a quien no ve más camino
que callar y obedecer…
 
Solo tengo la palabra
contra tanta información
que anula por condición
cual maniquí sin alma…
 

Solo tengo mi palabra
cargada de convicción,
y contra la explotación…
¡fuego y odio en la mirada!