2 nov. 2015

LUZ...


Luz…,  que yo te veo…
bañándote en su mirada,
la que a mi alma regala
la fuente de los deseos…

Luz…, que yo te tengo,
si ella habita mi morada
y no necesito nada
en este mundo de sueños…

Luz… que hasta te leo…
abrazada en sus palabras,
las que me dejan sin habla,
las que me dan el consuelo…

Luz…, en tus mañanas…,
¡hazme nacer de nuevo!
que por la noche yo muero
entre el ocaso y el alba…